Vacaciones en Panamá en un cráter dormido

el

 

Valle de Antón , Llegando al pueblo
grandes paisajes te dan la bienvenida

El Valle de Antón es un cráter dormido, un paseo fascinante por la cultura, la historia, la diversidad y la leyenda y, en esencia, un lugar que nadie se puede perder.

Vamos por partes para no dejar detalle. Queda en la panameña provincia de Coclé, en el municipio de Antón, y es el Valle de Antón uno de sus 10 corregimientos. Tiene cerca de 7,600 habitantes y su temperatura promedio está sobre los 22°C. En la noche no hay quien salga sin abrigo.

Omar Jaén Suárez, en su documentado texto, La región de los llanos del Chirú, afirma que el distrito o municipio de Antón debe su nombre al río que pasa por sus llanuras y, a su vez, este río hace suyo el de don Antón Martin,  quien casi muere ahogado en sus aguas cuando intentó explorarlo durante su primer viaje al interior del Istmo, en el año 1615, como piloto responsable de armar el séquito del conquistador Gaspar Espinosa.

Antón, como municipio, vive de la agroindustria, la ganadería, la pesca comercial y artesanal y de sus atractivos turísticos.

Para llegar a El Valle de Antón tiene varias opciones. Si llega al Aeropuerto Internacional de Tocumen puede contratar un servicio expreso de carro o camioneta. Desde la terminal de autobuses en Albrook, en el centro comercial de idéntico nombre, pregunte por la ventanilla de El Valle de Antón porque si se va para Antón (la capital del municipio), no llegará a su destino.

Carretera Panamericana via a el Valle de Anton
Es fácil llegar en carro

En carro propio o alquilado, sale de la ciudad de Panamá por cualquiera de sus dos rutas: Puente de las Américas o Puente Centenario. Ambos conectan con la carrera Interamericana.

Es facilito: recto todo el tiempo y al llegar a Coronado, unos 15 minutos después, los avisos anuncian que ya está en tierra bendecida por la naturaleza.

Unas cuantas curvas sembradas de pinos, flores, arbustos y árboles generosos, indican que la aventura ha comenzado. Deje sus preocupaciones en la ciudad y viva un momento Valle, desconectado del bullicio.

Como conocer es amar, una vez ya instalado solo, en pareja o en familia en el hostal o en el hotel de su preferencia, acuda a la iglesia San José y, en concreto, al Museo Padre José Noto, un sacerdote italiano que se entregó en cuerpo y alma a escribir la historia, las leyendas y en general las memorias de El Valle de Antón.

Valle de Antón , Iglesia San José
La iglesia esta en la calle principal del Valle

El padre Noto ya falleció (año 2015) pero su legado está intacto en su libro Historia de El Valle de Antón (I y II), en sus crónicas y su pasión por servir. Fue capellán de los Bomberos, impulsó la educación y el deporte.

EL Museo, creado por el Padre Noto

 

En el Museo, creado el 3 de febrero de 1992, podrá valorar el pasado conservado en objetos, piezas de arte y de colección. En su nacimiento también destaca el aporte de Julio Jiménez de Alba, Ramón Arias y Leonardo Rodríguez.

Jacqueline Muñoz, guía del Museo fundado con el nombre de El Valle y luego denominado José Noto en homenaje al sacerdote, pone especial énfasis en un petroglifo de gran valor, llamado El Níspero, con forma de mariposa y de mujer danzando.

El pPetroglifo El Níspero es la pieza más valiosa del Museo
El petroglifo El Níspero es la pieza más valiosa del Museo

Hay tinajas funerarias, vasijas y piezas con más de 1,000 años de antigüedad, un trapiche tradicional, exhibición del vestido cucuá del siglo XX, confeccionado con la corteza del árbol cucuá o ñumi y usado en ceremonias religiosas.

Vasijas precolombinas se pueden apreciar en el Museo)
Vasijas precolombinas se pueden apreciar en el Museo

El padre Noto, como ya dijimos, se esmeró en documentar la vida de El Valle. Datos de valor aportados en su libro: tiene una superficie de 36.07 km2, forma parte de la zona montañosa de Coclé y alcanza con el Gaital (1,185 m.) su máxima altura.

Al hablar de su orografía, el padre cita las palabras de Horacio Guardia, quien describe con palabra poética la belleza de las montañas que rodean al poblado:

He quedado muy admirado del Valle, paraíso terrenal. Rodeado en circunferencia de cerros y colinas. Al norte tiene tres centinelas, orgullosos de su belleza, comparten sus grandezas, alegrías y tristezas. Son ellos El Pajita, su hermano el Gaital y el imponente Caracoral. Sigue el Cerro Grande, la Loma del Pastoreo, el majestuoso Cariguana o sea el Potosí, el montañoso Tolente, éste es un lugar de recreo”.

El padre Noto define El Valle como “una inmensa caldera del colapsado y extinto volcán El Valle”. En el Museo se especifica con gráficos y mapas las razones de este colapso y cómo la caldera fue un lago durante 500,000 años. La erosión progresiva permitió drenar las aguas y la sedimentación “con polvo, tierra deslizada, polen de los árboles y otros elementos”, en palabras del padre, sirve de asiento al pueblo de El Valle de Antón.

Esto explica el por qué se habla de El Valle como un cráter dormido (y esperemos que nunca despierte).

Ya con la certeza de saber y conocer, puede visitar el Mercado Artesanal, abierto de lunes a domingo, desde las siete de la mañana y hasta las seis de la tarde.

EL mercado Artesanal
El principal atractivo es caminar por el mercado encontrara un buen souvenir para llevar

Venden frutas, hortalizas y gran variedad de artesanía típica, desde el Sombrero Pintao, elaborado en la zona de La Pintada y Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, hasta objetos tallados en madera, barro, cuero o las tradicionales molas.

Ricardo Rivas es uno de los fundadores y desde su puesto ofrece a los turistas la pasión de su oficio.

Juan Chirú Rodríguez es experto en trabajar con la piedra de jabón. Se extrae de minas ubicadas en la comunidad de Membrillo (Coclé) y en sus manos se transforma en piezas decorativas que conservan los colores originales de esta piedra que al caer se fragmenta como vidrio y, en contacto con el agua, es auténtico jabón.

Mercado artesanal
El mercado es uno de los principales atractivos del valle, José Chirú Rodríguez trabaja la piedra de jabón

Sin más pérdidas, visite el Balneario Termal (antiguas aguas termales), abierto de lunes a domingo desde las 8:00 a.m. a 4:30 p.m. ($4 adultos y adolescentes y $2 niños de 6 a 12 años). Los pozos están al pie del Cerro Cariguana, en el margen izquierdo del río Antón.

Allí conseguirá a Alfredo Sánchez, a cargo del lugar y un sabio a carta cabal. Es un enamorado del Valle y con él conocimos otras historias.

 

Valle de Antón. Aguas termales
Alfredo Sánchez explica la formación de las aguas termales

Nos cuenta que El Valle de Antón siempre fue deudor de su pasado agrícola. Todos los días salían camiones con frutas y legumbres a distintos puntos del país. Sin embargo, la gente comenzó a vender sus propiedades y la fortaleza de El Valle pasó de lo agrícola a lo turístico.

En el año 1988 las fuerzas vivas de la comunidad se reúnen y deciden revisar cuáles eran sus principales atractivos. Se crea la Sociedad Pro Mejoras de El Valle.

“Tenemos aguas termales, el Chorro de Las Mozas, el Chorro El Macho, un zoológico, entre otros atractivos. Decidimos crear comisiones y cada grupo asumió una responsabilidad”, cuenta don Alfredo, quien decide, junto con otras personas, asumir la tarea  de reactivar el encanto de las aguas termales.

Ocurre que antes de ocupar este cargo, trabajó durante 20 años en la marina mercante panameña e italiana. En estos viajes conoció muchos sitios y, entre otros, aguas termales y fue testigo del encanto que genera en los turistas.

De manera posterior, expertos de Cuba y Francia en esta materia, visitaron el centro y expresaron su interés en apoyar la formación del equipo vallero, cuyos integrantes participaron en talleres y jornadas en la isla caribeña y en el país europeo y con un arsenal de conocimientos han logrado gestionar el centro termal desde una visión científica.

Valle de Aton la piscina de las Aguas termales
Las aguas termales son recomendadas para distintos dolores

Este centro de bienestar comenzó en el mismo 1988 en terrenos de la finca La Floresta, propiedad de José Ángel Noriega Coronado (fallecido en 1984) y un gran protector de El Valle, quien además de ceder los terrenos para las aguas termales, apoyó la construcción de la carretera hacia El Valle, impulsó el acueducto, la hidroeléctrica y otras obras de interés comunitario.

Don Alfredo explica que las aguas termales son distintas de uno a otro país o región. En el caso de El Valle, tienen 11 características. No se pueden tomar por su alta concentración de sodio, calcio y potasio. Solo se recomiendan para uso corporal.

Regulan el sueño, ayudan con los problemas musculares, la artritis y el reumatismo.

En charla didáctica explicó que las aguas termales no son más que agua de lluvia, aquí y en otros puntos de la geografía global. Si hablamos de El Valle, caen dentro del cráter, penetran 1,200 pies hacia el interior. Reciben el calor del magma y por conducción se calientan en las distintas capas tectónicas con temperaturas entre 140 °C y 180°C. Permanecen en los ríos subterráneos hasta que una fisura les permite crear acuíferos, ojos de agua o pozos termales.

Por el precio de la entrada puede usar el circuito de las piscinas y baños de barro volcánico. El tiempo máximo es de 45 minutos. Es la dosis correspondiente por el tipo de minerales. Una mayor exposición no es aconsejable.

Valle de Antón 27.  Turistas en las Aguas termales
Nadie se resiste a las mascarillas de barro negro (pieles delicadas) o blanco (pieles normales)

En los espacios puede conocer parte de la flora de El Valle, una curiosa plantación de papiro, murales cóncavos con explicaciones geográficas, atendidos por guías especializados.

Otros puntos de interés son Chorro El Macho con sus 30 metros de caída de agua. La leyenda dice que está encantado y por $3,50 por persona lo puede conocer.

El Zoológico El Níspero ofrece diversidad de plantas y animales. Cerca de 80 especies de aves y un vivero con especies ornamentales y frutales, algunas en venta. En sus instalaciones funciona el Centro de Conservación de Anfibios, dedicado a criarlos en cautiverio y proteger a especies en peligro de extinción. De hecho, la exposición central está dedicada a la famosa rana dorada, símbolo nacional y de cuyo cuidado todos nos debemos ocupar.

Foto de Visit Panama
La rana dorada es protegida en el Zoológico El Níspero

Cerca del mercado, en la avenida principal, hay una desviación que conduce al Zoológico. Los extranjeros pagan $3 y los panameños $2. No se lo pierda.

El Butterfly Haven es otro atractivo de El Valle de Antón. Está cerquita, a dos cuadras y media de la avenida principal y a cuadra y media del mercado. Abre todos los días excepto los martes, desde las 9:30 a.m. hasta las 4:00 p.m. Apreciar sus mariposas en pleno vuelo, constituye una grata experiencia.

Cierre su paseo con una visita a los árboles cuadrados en los senderos diseñados por el Hotel Campestre. No es una metáfora: son cuadrados y crecen hasta unos 15 metros. Se les consigue en la zona del Canal de Panamá, en la provincia de Coclé y en Costa Rica.

Los Arboles Cuadrados en el Valle de Anton
los árboles cuadrados son un atractivo, la entrada es por el Hotel Campestre

La ruta diseñada en el hotel consiste en un sendero de unos 800 metros con un puente colgante que pasa sobre el río. Incluso prometen (si hay suerte) ver ñeques u osos perezosos.

en visita al Serpentario
Rosita, toma la iniciativa y sigue las instrucciones para tomar la Boa.

El serpentario es otro lugar recomendado, abierto todos los días desde las 8:30 am. Muestra 14 serpientes y le permiten levantar una boa constrictora mientras la foto da fe de su valentía.

Y si solo quiere descansar y pasear por el gusto de contemplar las montañas que rodean el volcán dormido, El Valle es un sitio tranquilo, fresco y apacible. Un gusto para el espíritu y un regalo que todos merecemos. Al regreso nos dará la razón.

La Autora es Violeta Villar, nuestra extraordinaria, viajera y periodista que ama siempre seguirnos en todas las aventuras de Viajeros Listos, Gracias por compartir esta experiencia, Violeta.