Hacienda Los Molinos en Chiriqui, cuando el hotel es el destino

el
Foto Violeta Villar
Hotel inspirado en el celebre texto de Don Quijote de la Mancha, un Molino de Viento en la entrada principal del hotel rodeado de hermosos jardines

Por Violeta Villar

Hay hoteles para dormir y hoteles para sentir. Lo primero supone una experiencia básica que se agota con cada amanecer. Lo segundo se llama destino. Los Molinos, boutique hotel, situado en Boquete, se siente en los detalles. Un edificio de estilo campestre, con detalles en madera y piedra, diseñado para encantar, da la bienvenida a los visitantes.

Isabella Gormaz, su gerente general, nos contó la historia que se desarrolla en la finca de la familia Troetsch.

El proyecto nace como un desarrollo inmobiliario para atender una expectativa creciente de extranjeros que miraron hacia la provincia de Chiriquí, y en concreto hacia Boquete, con la idea de mudar casa y vida.

Inspirados en el célebre texto de Don Quijote de la Mancha, un molino de viento sembrado en entrada de jardines de flores y laguna, da la bienvenida a un conjunto de villas que integra varios visiones: la del consultor holandés Meindert Bonnema, la arquitecta paisajista Ingrid Tilanus, Raquel Amado a través de Constructora Campestre y Cristina Rojas.


Los diseños de las casas originales fueron de Alvaro Camberfot de Camberfort y Boza y también participó el arquitecto Edward McGrath.

Si bien la idea era residencial, al calor de la construcción se diseña el edificio principal (con el nombre de La Casa del Risco), con seis habitaciones, una cocina, amplios espacios que pronto comenzó a crecer por necesidades de los propios residentes. Un bar, salones para actividades y una dinámica propia permitió convertir el lugar en Hacienda Los Molinos Boutique Hotel, situado a orillas del Cañón del río Cochea, en las tierras altas de Boquete, combinando ambos conceptos: el residencial y el turístico.

Foto Violeta Villar
Los diseños de las casas originales fueron de Alvaro Camberfort tambien participo el arquitecto Edward Mc Grath

Además de la oferta de habitaciones del Boutique Hotel, disponen de nueve villas con tres recámaras, equipadas con el gusto de casa. Reciben a familias, grupos corporativos y visitantes que acuden por la buena mesa y el acogedor ambiente, con tarifas entre $135 a $165 la noche dependiendo de la temporada.

Un día típico significa amanecer viendo al volcán Barú, el gigante de Chiriquí, vecino de Los Molinos. El hospedaje incluye el desayuno americano, en el cual destacan las mermeladas típicas de casa.

Hermosas vistas desde el Hotel hacia el Volcan Baru
Un dia tipíco significa amanecer viendo al Volcan Baru, el gigante de Chiriqui, vecino de los Molinos

Después, las opciones son variadas: gimnasio, spa, salón de belleza, utilizar el sendero y  disfrutar de la piscina o aprovechar la oferta de tours que ofrecen Los Molinos.

Sin salir del entorno puede disfrutar del Sendero a la cascada. Carlos es el guía asignado a esta tarea que significa descender por escalones de tierra, ayudado con cayado de madera, bien sujeto a la cuerda y el ánimo, hasta completar el descenso e internarse en el bosque del Cañón.

foto Violeta Villar
La cascada esta alimentada con agua del Rio Cochea

El descenso tiene su complejidad pero el destino bien vale la pena: la cascada alimentada con agua del río Cochea devuelve al espíritu de los antiguos. Orquídeas, flora y fauna autóctona dan cuenta de una maravilla que le habla a los sentidos.

De regreso al hotel, le espera la calidez de la chimenea, la tentación de un buen tinto o blanco y al mediodía o la noche, una carta de tonos festivos en el restaurante Raíces, bajo el concepto de cocina cero kilómetros porque se alimenta de productos con texturas típica de la zona.

Lista para iniciar la caminata
Somos dos aventureras que estabamos descubriendo experiencias unicas en Chiriqui, gracias por todo las buenas atenciones Isabella y Leyra

Isabella Gormaz, especialista en Turismo, es una convencida de las nuevas tendencias: ahora se habla de un visitante que más allá de un recuerdo o una foto, aspira a volver con sus sentidos plenos de emociones, gracias a la llamada “industria de la felicidad”, ganada a productos intangibles.

Esta perspectiva acompaña la marca Discover Chiriquí y en general los proyectos de desarrollo de nuevas rutas y mejores propuestas.

Los Viajeros Listos también son sensoriales y dicen al unísono: #YosoyDiscover Chiriquí.

con nuestras anfitrionas Isabella  y Leyra ,la autora y Patricia de Viajeros Listos
Aca con las Anfitrionas Isabella y  Leyra,  con estas vistas increíbles desde el Hotel, termino nuestra aventura junto con Patricia de Viajeros Listos.

 

Anuncios